In Animales

El día que despedimos a nuestra pequeña Agua e’lluvia

agua e lluvia 2

El 27 de Abril del 2017, despedimos a nuestra  Agua e’ lluvia, se fue a vivir en otro hogar, su nacimiento invadió cada rincón de alegría, estábamos de fiesta, llegó una madrugada Decembrina, para amanecer el día 20 del año 2016. Era  la primera vez que una de nuestras vacas paría y muy temprano cuando fuimos a abrirles el potrero para que salieran a pastar, como de costumbre, ¡sorpresa! encontramos el becerrito, una hembrita preciosa.

La bautizamos Agua e’ lluvia, por haber nacido bajo la lluvia y por ser hija de Nube de Agua. Nació gordita, sanita y muy despierta desde entonces mostró su naturaleza dulce y muy curiosa. Pasaron cuatro meses, fue la consentida de la manada y la nuestra también, todos cuidaban de ella, Dorothy mi adorada oveja,  se acostaba a su lado y le daba abrigo, era invierno y  las noches eran muy frías. Orinoco, su orgulloso padre, estaba siempre alerta, al primer aviso de su mamá dejaba lo que estaba haciendo y acudía a toda prisa para ver lo que les pasaba, en dos oportunidades me correteo.

Fue muy difícil atraparla, ella sabía que algo andaba mal, el resto de las vacas hacían un coro llamándola, todo hacía que el momento se tornara aún más triste. Finalmente logramos montarla en el trailer donde la íbamos a trasladar y fue todo el camino de pie y observándolo todo. ¡Qué duro fue dejarla! Nos despedimos de ella y regresamos a Caballo Viejo sintiendo un gran vacío y mucho dolor.

A diferencia de la  mañana de su nacimiento, esa  tarde de primavera , calurosa y soleada, en Caballo Viejo solo se escuchaba el llamado desesperado de mi Nube reclamando a su Agua e’lluvia y hasta el portón llegaba la bravura de mi negro, mi toro Orinoco.

Los días fueron trayendo consigo la calma y todo regresó a la normalidad en el potrero, sin embargo, a veces me parece ver a nube aletargada y creo que, como yo,  aún extraña a Agua e’lluvia.

Share Tweet Pin It +1
Previous PostEl primer año de Dorothy, mi dulce oveja, mi compañera
Next PostLa llegada de "Abril" a Caballo Viejo

6 Comments

  1. Orinoco, mi negro, mi amado Toro Orinoco ...
    4 years ago

    […] Venezolano, hay un buen corazón, veía la ternura con la que acariciaba a su primogénita “Agua e’ lluvia”, hija de “Nube de Agua” y luego sentí su dolor al verla partir, estuvo dos o tres días al lado de Nube, su mamá, […]

    Reply
  2. Zaida Loaiza
    3 years ago

    Me encanta leerte COMITA , tienes una manera muy especial y encantadora manera de narrar tu cotidianidad,

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      3 years ago

      Un abrazote Tia querida!

      Reply
  3. Zaida Loaiza
    3 years ago

    Me encanta leerte COMITA tienes una manera muy especial y encantadora de narrar tu cotidianidad. Lo malo es que ahora no se cómo enviar, le pongo en post conmment y no se a donde va. Jajaja.

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      3 years ago

      Gracias Tia! Tu comentario es muy especial para mi! Te quiero mucho…

      Reply
  4. Simón nació en primavera en el medio de la pradera
    3 years ago

    […] Mi teléfono vibró y recibí el mensaje que decía que ya había empezado el trabajo de parto, no dió tiempo de regresarlos al potrero y mientras Nube tomaba su posición para parir en el medio de la pequeña pradera que está a un lado de la casa, Anyi y Eduardo tomaron sus lugares para presenciar aquello y el resto de la manada con mucha consideración se apartó y continuó pastando como si nada, esperando el momento en que Nube diera a luz a su segundo bebé. […]

    Reply

Leave a Reply