In Caballo Viejo, Cuentos, Familia

Luigi, el valiente cazador de monstruos

monstruos

En un pais no muy lejano, vivía un niño cazador de monstruos, todos en la aldea lo respetaban y querían mucho por su particular personalidad. Bastaba solo con conversar un poco con él para darse cuenta que la mayoría de las veces, no tenía idea de lo que estabas preguntándole pero tenía una habilidad increíble para contestarte algo que lo sacaba del apuro y, lo que es mejor aún, lo dejaba muy bien parado frente a sus admiradores.

En aquel pueblo, el miedo había huido desde el nacimiento de aquel niño, desde siempre fue muy robusto y hermoso, su pelo y sus ojos parecían bañados con miel, sus manos enoooormes, como las de un gigante, hacían juego con sus pies gordos y grandotes. Tenía una mirada tierna y sonrisa pícara, siendo solo un bebé sorprendio a todos por su descomunal fuerza y es que en ocasiones podía cargar más peso que cualquier adulto.

Luigi invertía muchas horas jugando e inventando una y mil maneras de meterse en problemas, al igual que su fuerza, nadie podía explicarse como un niño tan pequeño podía tener una capacidad tan grande para poner su vida en peligro.

Su presencia marcaba una gran diferencia, cuando él llegaba a cualquier sitio había que estar muy alertas, aun así, con todos prestándole atención, podía ocurrir algún pequeño incidente o las cosas podían complicarse.

En aquel pueblo nadie podía dar con la explicacioón del por qué Luigi era tan exitoso cazando a los monstruos, nadie pero nadie había estado allí para presenciar aquel enorme secreto. Cada vez que un monstruo gigante llegaba a la aldea, todos corrían a esconderse y Luigi se quedaba como si nada estuviese pasando, un rato después, todo regresaba a la calma y aquel monstruo más nunca regresaba a ese lugar.

La gente lo interrogaba, le hacían muchas preguntas, niños y grandes querían saber cómo es que Luigi hacía para ahuyentar a aquellas criaturas y no sentir el más mínimo temor…

Un día, se reunieron algunos niños para idear un plan, aquel plan los ayudaría a revelar ese misterio que Luigi ocultaba y que todos querían conocer, para todos Luigi era un héroe y esa situación era insoportable para estos granujas, que de paso sea dicho eran todos mayores que él.

El plan fue muy sencillo, cuando llegara el próximo monstruo se esconderían muy bien desde un lugar donde pudiesen ver todo lo que pasaba y así quedaría al descubierto todo este gran secreto que habia convertido a Luigi en el gran héroe del pueblo.

Ese día llegó, una tarde después de la escuela, una sombra grande cubrió por completo a aquel lugar, todos corrieron a esconderse y a salvar sus vidas de aquel monstruo, los niños que habían ideado el plan fueron a ocupar sus lugares y, como siempre, Luigi se quedó esperando que llegara el monstruo…

Ante los desorbitados ojos de sus amiguitos, el monstruo se le acercaba a Luigi, Luigi parecía no tener ni idea de lo que allí pasaba, aquel gigante lo veía y alzaba sus manos como tratando de intimidarlo y Luigi ni siquiera se movía del sitio en el que permanecía sentado, el monstruo insistía, rugía, brincaba, daba zarpazos cerca de él, retrocedía y corría hasta donde estaba Luigi y él nada de nada, solo se podía ver que Luigi, con su mirada puesta en lo que estaba haciendo, algo le decía al monstruo pero no se podía oir, aquella fiera movía su cabeza de un lado a otro tratando de entender que era lo que decía Luigi, en sus ojos había incertidumbre, cansancio, ya su cuerpo estaba agotado, pero Luigi estaba fresco, el monstruo en un último intento, tomó impulso y dio un brinco para caer encima de Luigi y en ese momento, Luigi se puso de pie y decidió irse, el monstruo cayó con todo su peso, dándose un golpe descomunal que lo dejó sin aliento, al recuperarse, se alejó y ante la mirada incrédula de todos los niños que lo vigilaban, Luigi, una vez más, había salido victorioso de aquel enfrentamiento con aquella terrible criatura.

juegos

 

Para sorpresa de todos, ahora había testigos de la valentía de Luigi, que sin darse cuenta, ponía de cabeza el mundo y salía triunfante de las adversidades sin siquiera notarlo.

Así que concluyan ustedes, lo especial de este personaje… pero aquí entre nosotros, yo que lo conozco, ¡Luigi le tiene pavor a los monstruos!

Este sencillo cuento, está dedicado a la inocencia de los niños y a esa capacidad infinita que tienen de poner nuestro mundo al revés y enderezarlo sin siquiera darse ni la más mínima cuenta…

¡A mi Luigi, con todo mi amor!

Share Tweet Pin It +1
Previous Post"Invierno" La dama de la finura y los exquisitos modales
Next PostUn elixir llamado... Café

10 Comments

  1. Yarai Alvarez
    11 months ago

    Imaginate que mas puedo decir. Un cuento dedicado a Luis. El que nos saca las canas verdes. Hermoso y emotivo. Gracias Comita

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      11 months ago

      Gracias a ti mi yarucha querida… Este sencillo cuento es un homenaje a la inocencia de los ninos, a mi Luigi con todo mi amor!

      Reply
  2. Siolly Rios
    11 months ago

    Un cuento tan hermoso como el personaje que lo inspira! Dios lo bendiga ❤❤❤

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      11 months ago

      Gracias mi Siolucha querida!! Falta poco para que escriba de tu infancia… jajajajaja Te adoro.

      Reply
  3. Yarai Alvarez
    11 months ago

    Gracias tia. Este mensaje es de parte de Luis Mata.

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      11 months ago

      Luigii el monstruo te va a comer, el monstruo te va a comer! jajajajjaja Te amo mi nino!

      Reply
  4. Siolly Rios
    10 months ago

    Me pusiste a sudar!!! ❤❤❤

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      10 months ago

      jajajajjaja ya vendrán las aventuras de Siolly, la niña de la calle 06!jajajaja como el Chavo del 8.

      Reply
  5. isidastamatti@gmail.com
    10 months ago

    Amore que bello como todas tus historias. tqm

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      10 months ago

      Gracias Amore, es un verdadero placer saber que las disfrutas… TSQ

      Reply

Leave a Reply