In Animales

La llegada de “Abril” a Caballo Viejo

abril

Antes de contarte quien es “Abril”, tengo que hablarte de su madre “Flor de Mayo”. Flor, es la segunda vaca en llegar a Caballo Viejo, proveniente de una pequeña finca que cría también vacas miniaturas. Flor también es la más malcriada de nuestras vacas, la única que tiene cachos así que es muy fácil reconocerla, ella se ha dado cuenta perfectamente que los tiene y para que se usan, por lo que hay que tomar ciertas precauciones a la hora de tenerla cerca. A su llegada, Flor hizo muy buenas migas con Nube, quien fue la primera vaquita en llegar.

Esta primavera del 2017 nació “Abril” en  Caballo Viejo, el día 02 del mes de Abril,  para ser más exacta. Su nacimiento fue diferente al de “Agua e’ lluvia”, esa mañana era un poco caliente y el sol estaba radiante. Flor se mostraba muy angustiada, no sabía que hacer, a diferencia de Nube que parecía haber sido mamá desde siempre.

“Abril” parecía un venadito, muy flaquita y bastante pequeña, blanquita como su madre y con una mancha marrón en su cabeza, nuevamente había un revuelo en el corral, las vacas se identifican mucho emocionalmente entre sí, por lo que al ver a Flor tan nerviosa, las otras también lo estaban. La que no sabía de nervios era “Agua e’ lluvia”, ella estaba feliz, parecía que sabía que había llegado una compañera para ella y lo hacía notar, era muy difícil separarla de Flor y de “Abril”. Nube, su madre,  la llamaba y la llamaba y ella no obedecía, prefería estar separada de las ubres que de su hermanita acabada de nacer. Con el paso de los días, ya con las patitas más fuertes, “Abril” y Agua e ‘lluvia se divertían correteando a lo largo y ancho del potrero.

He ido aprendiendo que con el tiempo todo regresa a la normalidad en el corral de las vacas, ellas muy pronto recuperan sus rutinas. Pasadas ya las primeras tres semanas de nacida, había llegado el día de salir del corral a conocer el resto de la casa, cosa que “Abril” ha disfrutado  desde el primer momento. Es muy cariñosa con el resto de la manada, le gusta acariciar con su cabeza a las vacas más grandes.

Si te asomas por la ventana, verás un bultico blanco que corre y corre sin cesar, esa es “Abril” que tiene la intranquilidad y el brillo  de la primavera.

abril abril

Share Tweet Pin It +1
Previous PostEl día que despedimos a nuestra pequeña Agua e'lluvia
Next PostDe mis ancestros y el mar

5 Comments

  1. Migdalia Camejo
    2 years ago

    Que bellas hilda, que dios te de fortaleza para seguir cuidando de ellas

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      1 year ago

      Gracias Tia. Te abrazo con todo mi amor!

      Reply
  2. Hildamar Camejo
    1 year ago

    Thank you so much!

    Reply
  3. Yarai
    1 year ago

    Abril, le hace honor a su nombre con esa personalidad chispiante.
    Vamos a ver cuando Mariposa nos honra con un ternero…Besos

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      1 year ago

      Creo que si sigue asi como va, nacera un elefante! jajajaja… Esperemos a ver que pasa, quizas sea un embarazo psicologico,, no de Mariposa, sino nuestro! jajajaja. Gracias Yarucha.

      Reply

Leave a Reply