In Infancia, Venezuela

Unidad Educativa Liceo “Andrés Bello”… Una época de oro

liceo andrés bello

Había llegado el inicio del año escolar, venía yo de una escuelita casi perfecta como les referí en una de mis publicaciones anteriores, debía entrar en bachillerato y mis hermanos estudiaban en un liceo público llamado Unidad Educativa Liceo “Andrés Bello”, ubicado en “Las Delicias”, Maracay-Edo. Aragua, Venezuela … y aquí empieza una época dorada en mi vida, dorada y añorada.

Las clases empezaron un mes de octubre del año 1984, aquel día no fue lo que yo imaginaba, no podía creer lo que mis ojos veían, mi amada escuela, impecable, blanquita y verde, había quedado atrás… delante de mí se levantaba un edificio de una sola planta, enorme y gris, si, las paredes eran grises y los bloques simulaban obra limpia, como se conoce en el argot de la construcción. Había mucha gente allí, el doble o el triple de la matrícula escolar de mi pequeña escuela, así que me sentía una aguja en un pajar a pesar de que mi hermana estudiaba aún ahí, cursaba para aquel entonces el último año del ciclo básico, osea tercer año de bachillerato. Bueno, había empezado mi año escolar 1984-1985 así de gris, tal cual las paredes de mi liceo.

A las dos semanas ya se me había olvidado mi escuela, con este don que Dios me dio de hablar y hablar y nunca parar, muy pronto ya hablaba hasta con las paredes, con las mismas que me hicieron llorar ese primer día.

andres bello

Ese primer año, estuve en el club de pintura, pinté dos o tres cuadritos, nada de lo que pueda sentirme muy orgullosa, pero mi madre, madre al fin,  los enmarcó y de paso los guindo en las paredes de mi casa. El segundo año, transcurrió sin novedad alguna, hice uno que otro amigo, tengo algunos recuerdos pero ya se han ido borrando de mi memoria.

Finalmente llega el primer día de mi tercer ano, todos debemos vivir así de intensa la vida, cada día de ese bendito año contó para mí, yo era una de las más pequeñas en edad y tamaño también, quizás a pesar de ser muy precoz en muchas cosas, eso explicaba mi inmadurez al creer que ese liceo era mi castillo encantado. Me gustaba todo lo que había y lo que no había también, disfrutaba mi salón, mis profesores, mis amigos, la cantina, la mata de guayaba, eso sí, en todas las boletas no faltaba el “habla mucho en clases”, si hubiesen podido evaluarme el recreo, hubiesen puesto “no se calla nunca”.

imagenes de andres bello

En ese liceo pase momentos inolvidables, al llegar a mi 4to año llegó el tiempo de irme a otro liceo, el “Agustin Codazzi” era por tradición familiar el que me correspondía, sin embargo, en un acto de rebeldía y causando un revuelo en la familia, con mucha determinación les dije: “me quedo en el “Andrés Bello”, no ire al “Codazzi”. Pronto lo superaron y yo seguí mis estudios hasta graduarme en este plantel. No sé explicar que era lo que lo hacía más especial, creo que cada quien ponía su granito de arena para que nuestra formación fuese integral. Buenos docentes, buen directivo y también muy buenos alumnos, tanto en el plano académico como en el humano. Mi 3ero, 4to y 5to año, fueron años vividos con la mayor plenitud; estudié, participé en muchas actividades, fui parte del club de disciplina, club de periodismo, fui presidente del centro de estudiantes, hice amistades que luego serían para toda la vida, hoy en día son mis hermanos, han sido tíos para mis hijos.

instituto andres bello

Tengo mucho que agradecerle a todos los que formaron parte de esa comunidad educativa, a todos los padres, a los directivos, personal docente y obrero, a mis compañeros de estudio y al resto del estudiantado, a Dios y a mi Venezuela, por obsequiarme esa oportunidad de formarme en una institución como esa.

Puedo cerrar mis ojos y revivir ese último día, una noche del mes de Agosto del año 1989 en ese auditórium de piso gris muy pulido y de paredes gris cemento, al pronunciar mi nombre, tras el aplauso de todos mis compañeros graduandos, se cerró con broche de oro una de las épocas más hermosas de mi vida.

liceo andres bello

Share Tweet Pin It +1
Previous PostEl joven Polar... nuestro apuesto guardián
Next PostLlegó el momento de despedir a nuestra alegre vaquita "Abril"...

13 Comments

  1. Siolly Rios
    2 years ago

    Como decia mi abuelo “Recordar es vivir”. Que bendición tan grande son nuestros recuerdos. Me llevaste de paseo a tu liceo ❤

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Muy cierto, vuelvo a vivir cada instante cuando hago el ejercicio de recordar para escribirlo, es muy gratificante. Gracias mi Siolucha, estas en muchos de mis recuerdos, son muchos anos, toda la vida conociendonos…

      Reply
  2. Yarai Alvarez
    2 years ago

    Me encanta vivir a traves de tus recuerdos esas vivencias. Como siempre me encanto.

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Gracias mi Yarucha querida, en muchas has estado presente y otras te las he compartido a lo largo de muchos anos en nuestros amenos cafecitos!

      Reply
  3. Ilsi
    2 years ago

    Hilda querida que hermosoooooooo….brillante como el oro. Gracias por obsequiarnos este relato de esta maravillosa época. Yo feliz que no te fuiste al Codazzi y te quedaste en el Andrés Bello…ya q me dió la única oportunidad de conocerte y convertirnos en familia. Dios te bendiga

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Gracias mi dulce Ilsi, mi incondicional y eterna amiga y hermana… Gracias por ser parte de mi familia todos estos anos y una tia para mis hijos! Te adoro!!!

      Reply
  4. reyna varela
    2 years ago

    Sorpresa…sorpresisima pues yo tambien conservo el Programa de esa graduacion pues fueron mis primeros bachilleres graduados en el Andres Bello..tengo la cronica de Irving Marzano sobre nuestro trabajo de campo con el profesor Christian Cazabonne en el Parque Henry Pittier y algunas fotografias. Tambien para mi el Andres Bello fue un espacio de aprendizaje y vivencias memorables. Gracias, Hildamar.

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Gracias querida Profe, por todo cuanto nos formo… Fue un verdadero honor formar parte de esa comunidad educativa. Un abrazo con mucho carino!

      Reply
  5. naylee
    2 years ago

    amigaaaaaaaaa querida me has hecho revivir los mas bellos recuerdos, eres una gran escritora me rio muchisimo lloro en ocasiones tienes un poder extraordinario de conectarnos con tu narrativa, esto estuvo genial, vamos a pedirle a la profe varela publique las fotos en el grupo que vamos a crear, te parece??? gracias por tan lindo relato hilda, radio loco jajajaja no paraba de hablar me robastes el puesto hasta a mi, que nunca me faltaba en mi boleta HABVLA MUCHO EN CLASE tamben con a ti jajaja

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Muchas gracias Naylee, de verdad fue una etapa maravillosa y nos dejo muy bellos recuerdos, como tu dices… Espero con ansias que inicies el grupo de la promocion 1989! La mejor! jajajaja

      Reply
  6. isidastamatti@gmail.com
    2 years ago

    Amore como siempre bello hermoso. haces vivir tu experiencia con tu relato ??❤️

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Gracias Amore mio!!!

      Reply
  7. El Reencuentro virtual de amigos Promoción Andrés Bello 1989
    1 year ago

    […] De las cosas más maravillosas que me han tocado vivir en estos tiempos difíciles, de conflictos políticos, de países en guerra, de dificultades económicas y de una Venezuela ultrajada y abusada, ha sido el Reencuentro con mis amigos y compañeros de la II Promoción de Bachilleres de la Unidad Educativa Liceo “Andrés Bello” año 1989. […]

    Reply

Leave a Reply