In Animales, Caballo Viejo, El Potrero

Simón nació en primavera en el medio de la pradera

Hoy les voy a contar la historia del nacimiento de Simón…

Estaba por entrar la primavera, era el mes de febrero y el sol resplandecía desde lo más alto, aún la temperatura era bastante fresca, ya casi era medio día y la manada pastaba serena y plácidamente como cada día. Era un día sábado y como de costumbre había mucho que hacer en el patio, mucho que arreglar, limpiar y preparar para el el resto de la semana. Esperabamos visitas ese día, así que salí a comprar las cosas que nos hacían falta, en poco rato llegarían los invitados y teníamos que estar listos.

Nos dividimos las tareas y cada quien andaba en lo suyo, mi esposo estaba en sus labores de mantenimiento y también debía salir a buscar algunas cosas, así que antes de irse llamó a las vacas para darles unos bocadillos de zanahoria y avena que les encantan, todas vinieron ante aquel señuelo, pero Nube no asistió a la merienda, se quedó parada en el medio de la pradera, observándolos como si no supiera que estaba pasando. No es lo usual, definitivamente Nube no esta gordita por gusto, ella es la primera en la fila a la hora de comer así que Eduardo, mi esposo, inmediatamente se dió cuenta que estaba lista para tener su bebé. Ese día, como muchos otros, nos acompañaba Anyi, nuestra prima, había quedado a cargo de ultimar detalles dentro de la casa antes de la llegada de nuestros visitantes.

Mi teléfono vibró y recibí el mensaje que decía que ya había empezado el trabajo de parto, no dió tiempo de regresarlos al potrero y mientras Nube tomaba su posición para parir en el medio de la pequeña pradera que está a un lado de la casa, Anyi y Eduardo tomaron sus lugares para presenciar aquello y el resto de la manada con mucha consideración se apartó y continuó pastando como si nada, esperando el momento en que Nube diera a luz a su segundo bebé.

¡Nació Simón, qué alegría tan grande! Todos se acercaron para darle la bienvenida y es que Nube es muy respetada y querida por todos en el potrero, no solo las vacas tienen un trato especial, hasta el mismísimo Orinoco es tierno y considerado con ella.

Lo bautizamos Simón en homenaje a dos personajes muy grandes de la historia de mi país, Venezuela, Simón Bolívar nuestro libertador y Simón Díaz cantante y compositor Venezolano, autor de la canción “Caballo Viejo”.

Nube se portó como toda una madre experta, manejó la situación con bastante calma y en poco tiempo ya había limpiado por completo al bebé que tardó solo unos minutos en ponerse de pie y en media hora corría y brincaba como si ya tuviese días de nacido. Era un espectáculo verlo, gordito y muy fuerte, Simón se sentía el Rey de “Caballo Viejo”, su papá Orinoco no tardó mucho en meter en cintura a este pequeño travieso que sin importar jerarquías, molestaba a todos y hasta la pobre Dorothy pasaba trabajo para dormir su siesta, cosa que hace con bastante hábito y religiosidad.

Simón imitaba todo lo que veía, empezó a pastar muy rápido, tomaba agua casi desde los primeros días, metía su cabeza en el cubo de los granos como si estuviese comiendo y su papá perdía la paciencia y lo quitaba sin mucha delicadeza. Simón trajo mucha alegría al potrero, llenó las tardes de travesuras y regaños, desde que Agua e’lluvia y Abril se marcharon los días pasaban sin mucha novedad en el corral. Dos meses después le llegaría a Simón su compañero de juegos, para aquel entonces, faltaba muy poco para el nacimiento del hijo de “Flor de Mayo” y ya les contaré como estuvieron las cosas y de como Simón y Juan Griego andan por ahí, corriendo y brincando como dos niñitos en el recreo de su escuela.

simón bolivar

 

De la autoría de mi querido Tío Wincho, les comparto este pequeño arreglo que le hizo a la canción de la Vaca Mariposa de nuestro Tío Simón:

…”Ya Nube de Agua tuvo un terné, de colorcito blanco, como ella es…. dámelo Eduardito le dice Blizard y Nevada también. Y las vaquitas van y Orinoco también, con las ovejas pa quel bb, para ver, …. que ya Nube de Agua tuvo el terné…”

Edduin Marcano (Tío Wincho)

jajajaja ¡Música maestro!

simón díaz

Share Tweet Pin It +1
Previous PostLa dulce y diligente Nevada, mi pata derecha y mi ama de llaves
Next PostEl nacimiento de Juan Griego, perdón, Juan Solito, el bebé de "Flor"

4 Comments

  1. Yarai Alvarez
    6 months ago

    Como todos tus post, entretenido y muy refrescante. Gracias una vez mas por deleitarnos con tus post.

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      6 months ago

      Gracias Yarucha querida por leerme y apoyarme siempre!!

      Reply
  2. migdalia camejo
    5 months ago

    Bello Simón ,, felicitaciones a sus padres y a sus orgullosos abuelos

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      5 months ago

      Gracias Tia querida! Si es muy bello Simón, un abrazo a todos por allá, los quiero y extraño mucho!

      Reply

Leave a Reply