In Infancia, Venezuela

Vivir en la calle #06 en la casa #08, nuestros vecinos y costumbres

vecinos

Debo confesar que mi dirección era un poco simple, calle 06 número 08, no tenía nada de particular y mucho menos de cacherosa, pero nada se compara con haber vivido ahí, con su atmósfera y con nuestros vecinos.

Mis recuerdos y anécdotas son tantos, que no puedo citarlos aquí, pero esa calleja de asfalto oscuro y rasposo, talló mis rodillas de tanto aterrizar en él, jugando de todo y con todos. En calle 06 habían 12 familias apróximadamente entre los años 70 y 80, luego se fueron mudando algunas y llegando otras. Los Quijano, los Nerone, los Cedeno o los Sayago, los Rios, los Cabrera, los Michelena, los Paiva, los Zambrano, los Camejo, los Lops, los Cimarrusti, los Ferazzoli, fueron las familias que para entonces habitaban esa cuadra en la que solo me faltó nacer.

En las tardes, solíamos salir la muchachera a jugar, las señoras se sentaban en los porches a tomar el cafecito y a conversar mientras nos vigilaban y cuidaban. Jugábamos el escondite, pisé, quemado, 1,2,3 pollito inglés, ladrón y policías, voleiball, kikimbol, basket, fútbol, montábamos bicicleta o patineta, desfiles de belleza, etc.

Generalmente los grupos estaban divididos en grandes y pequeños, yo pertenecía al grupo de los pequeños y los grandes a veces nos necesitaban como relleno en los equipos así que nos permitían de vez en cuando jugar con ellos. Fuimos siempre muy unidos, casi nunca habían peleas o discusiones fuertes, solo nos disgustábamos por un rato y luego ya volvíamos como si nada. Fue una época de oro en mi país, Venezuela, la educación y los valores no eran algo difícil de conseguir en las personas, por el contrario, nuestros vecinos eran personas espléndidas, educadas, con modales y buenas costumbres.

los vecinos

 

En Carnaval nos disfrazábamos y jugábamos con bombas de agua, sacábamos las mangueras y nos mojábamos unos a otros, hasta los adultos participaban.

Las navidades eran aun mejores, cada familia se preparaba lo mejor que podía para las fiestas y una vez listas las hallacas, cada quien obsequiaba de las suyas a las otras familias, lo que resultaba en un intercambio de hallacas entre vecinos. Cada casa tenía sus tradiciones, pero entre todas se creaba un ambiente de alegría sin igual.

Fueron tiempos hermosos, estos los de la Venezuela de los años 70,80 y 90, nuestros padres no tenían que lidiar con tantos factores adversos como los que ahora abundan a la hora de educar a nuestros hijos, la sociedad era otra, la familia como institución era otra también.

Qué bueno fue poder crecer ahí, cada momento vivido es un tesoro para mí, recuerdo a mis vecinos y amigos de la infancia con un profundo amor, aún existe la calle 06 y aun muchos de ellos viven allí, solo que dejaron de ser mis vecinos, para convertirse desde hace ya muchos años en parte de mi familia.

Dios los bendiga a todos y fue un privilegio habernos críado y educado en un lugar como ese, la calle # 06.

comunidad

Share Tweet Pin It +1
Previous PostLa casa de Campo Grande, Lagunillas... ¡Una familia feliz!
Next PostLa Fábula del Oso, la Oveja y la Ardilla

9 Comments

  1. Siolly Rios
    2 years ago

    La calle seis… de verdad transformó a los vecinos en familia. Tengo tantos recuerdos, tantas historias. Fue en esa calle que comenzó todo ❤ Me siento como si estuviera hablando de la vecindad de El Chavo, pero así de unida era. Será acaso que yo era La Chilindrina? Dejémoslo así ☺

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Jajajaja, como me haces reir con tus cosas, quieres que te conteste por aqui, o mejor en privado? jajaja, sin duda alguna nos parecemos a esa vecindad, muy unidos como una gran familia!

      Reply
  2. Maximiliano Nerone
    2 years ago

    Muy bueno Hildamar, buenos recuerdos, saludos a todos

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Gracias Maximiliano!Un abrazo, me da mucha alegria saber de ti, saludos a toda la familia.

      Reply
  3. Gabriela Ferazzoli
    2 years ago

    La calle 6… mi calle… mi familia… nuestra vecindad jejeje…. crecimos felices, nos formamos como buena gente, conseguimos unos lazos imborrables que no entienden ni cambian a pesar de las vueltas del destino, los cambios de dirección ni la distancia física… hay taaannnttoooossss recuerdos hermosos… besos con mucho amor y mil gracias por ser parte de lo que llamo suerte de vida!!…

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Sin duda mi Gaby querida, fue una epoca muy muy hermosa, en esa calle crecimos siendo ninos muy felices y plenos. Un abrazo a toda la familia.TQM

      Reply
  4. isidastamatti@gmail.com
    2 years ago

    Hola Amore me faltaba comentarte esta bella historia como todas. Recuerdo esa calle# 6 ,con tu escrito recuerdo tu bonita casa tus vecinos como si fuera ayer. esperando que publiques tu libro sere la primera en comprarlo ,todos tus escritos remonta a lo que fue nuestra bella Venezuela con nuestras costumbres y tradiciones familiares , Esperando estoy que escribas sobre la casa del abuelo Antero en Adicora estado Falcon (en la playa) , tqm. que Dios te bendiga. ❤️❤️❤️???

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      2 years ago

      Amore mio, gracias como siempre, tus cometarios son muy especiales para mi, ya escribi sobre adicora, ya te mando el enlace para que lo leas.. un beso grandote!!

      Reply
  5. Migdalia Camejo
    2 years ago

    Tambien tube la dicha de dar esa Direccion , de vivir seis años de mi vida en esa calle , con la sra Olga , la Sra Donatina, Vicoria la Dra Egle , pase parte de mi vida con ustedes por eso los considero mis hijos y me llega tan profundo sus alegria y sus tristesas y aunque la vida me trajo de nuevo a mi puerto natal mi corazon se quedo en la calle 6 n. 8-

    Reply

Leave a Reply