In Infancia, Venezuela

El Reencuentro virtual de amigos Promoción Andrés Bello 1989

amigos

De las cosas más maravillosas que me han tocado vivir en estos tiempos difíciles, de conflictos políticos, de países en guerra, de dificultades económicas y de una Venezuela ultrajada y abusada, ha sido el Reencuentro con mis amigos y compañeros de la II Promoción de Bachilleres de la Unidad Educativa Liceo “Andrés Bello” año 1989.

Han sido tan solo un par de meses, unos pocos días y ya parece que hubiésemos viajado en el tiempo y se estuviese iniciando el siguiente año escolar con todos ahí, en aquel plantel.

Poco a poco se han ido acercando, cada quien ha ido agregando a alguien y ese alguien llama a otro y así sucesivamente y ya el grupo cada vez es más grande. Parece como si hubiese sonado aquel timbre de las 11:25 de la mañana en el que saliamos todos a recreo y nos íbamos reuniendo en los banquitos frente a los baños, bajo las matas de guayaba, poco a poco se iban acabando los puestos,  algunos estaban de pie y se iba haciendo una rueda más grande y así hasta que sonaba el timbre que anunciaba que se había acabado el receso más largo del día y que había que regresar al salón de clases.

Todo empezó con una página en Facebook, una idea muy bonita de nuestra compañera Naylee Delgado, su deseo de reunirnos y la alegría que nos demostraba cada vez que alguien se sumaba al grupo, nos despertó de un largo sueño de casi 30 años.

Aquel día en el que se abrió este grupo en Facebook y luego en Whatsapp parecía como si se hubiesen abierto de nuevo las puertas de aquel amado recinto escolar.

Se encendieron las luces, revivió aquel auditórium, que para muchos como yo, se había dormido aquella noche de nuestra graduación, despertó la guayaba, el mango, el señor de la cantina, las jefes de seccionales, los laboratorios, el gimnasio, el salón de hogar, la biblioteca, todo se desempolvó y cobró vida.

Hemos ido poco a poco y a punta de recuerdos, algunos muy vagos pero otros muy definidos, dándole forma a aquel edificio que nos vio pasar de niños a adolescentes. Ha sido inevitable hablar de ese despertar bonito, de los primeros amores y de las primeras ilusiones y desencantos, pero ya con la madurez de un grupo de cuarentones a quienes no les cuesta trabajo alguno contar y revelar sin pepitas en la lengua lo que en aquel momento era un secreto de vida o muerte.

Nos ha tocado disimular para no soltar una risotada en medio de una reunión de trabajo, hacernos los locos cuando nos preguntan: ¿Qué lees ahí? ¿Por qué tienes esa cara? ¿De qué te ríes? ¿Qué tanto escribes? ¿Me escuchaste? ¡Estás bien concentrado en eso! ¿Qué será lo que te tiene tan ocupado? Jajajajajajajajajaja. Bueno, pasarán los años y llegarán más recuerdos a nuestras mentes, se esfumarán otros, pero al igual que esos años dorados que tanto disfrutamos y que tanto añoramos, estarán estos días en los que sin darnos cuenta ya estamos fabricando los recuerdos que irán llenando las líneas de esas interminables conversaciones en las que, por las distancias geográficas, se empatan los buenos días de unos con las buenas noches de otros, los chistes de Fernando que nunca se acaban, los amores de los que aún no pierden las esperanzas con alguna chica del grupo, las notas de voz de Leonel, las carcajadas de Claudia, el tono dulce de Damary Daniela con sus postres de chocolates, las Carolinas; una Caro y la otra Adriana, una el sublime amor de Jhibaro y la otra, el tono reflexivo del grupo y la guía vitalicia de Fernando, respectivamente. Gochi con su Le Menage virtual y Jonathan con sus pistas de los 80s. Ledezma e Ilsi Blanco desde Facebook, Freddy Zambrano “el cervatillo” y su picardía de siempre, Jhibaro con su guitarra y sus declaraciones cual Romeo, John con sus disertaciones sobre el café, Chuchú nos acaricia el espíritu con alguna de sus frases, Nelson con su corazón grandote y enamorado como siempre, Rhyzia y Trina entran y salen y avivan la llama cuando está por apagarse, Rosmar, la que resume todo este enjambre de abejas que generan un ruído enorme cuando algún comentario se sube de tono o alguno se acuerda de algún cuento bueno, parece que los celulares van a explotar y es inevitable dejar a un lado lo que estás haciendo y ponerte al día rápidamente, entra Ricky, Freddy Sánchez, Barroso, las Patricias; Carrizo y Arienma, Luisa, Bertha Elena, cada quien opina, cada quien añade, algunos se pierden, otros les explican, y así la conversación inicial, la que generó todo el alboroto se diluye en otros temas y se va apagando nuevamente y así hasta que ocurre de nuevo… Paola es la más nocturna, la que despide casi todas las noches la tertulia por la diferencia de horarios con respecto al resto del grupo.

Mientras tanto yo, leo, examino mis recuerdos, trato nuevamente de reconocer en estas líneas a aquellos pequeños, a aquellos mis amigos por los que nunca faltaba a mi escuela, me río, comento, trabajo un poco, vuelvo a reír, cocino un poco, los leo y vuelvo a reír, ya es hora de acostarse, ya casi todos se depiden, quedan algunos rezagados, queriendo llamar la atención y reiniciar la tertulia, pero ya pasan las 12 de la noche y hay que trabajar al día siguiente, ya cada quien tiene su familia, hijos y responsabilidades diferentes, ya no nos levantamos y nos encontramos en la puerta de aquel liceo, pero viajamos en el tiempo y en el espacio y nos encontramos a cualquier hora, nos acompañamos en viajes, al médico, al colegio de los hijos, hacemos hallacas, bailamos, tomamos casi todos los viernes y también vemos películas los domingos. Ha sido maravilloso volver a encontrarnos.

Amigos, me siento muy orgullosa de todos, cada día dando lo mejor de sí, con el mejor ánimo, con esperanza, con ese humor que siempre nos distingue de otras nacionalidades, fue un placer tenerlos en mi vida de niña-adolescente y es un honor tenerlos de regreso aquí y ahora.

Dedicado a la amistad, a esos primeros amores, a nuestros maestros y nuevamente a toda la Comunidad Educativa de ese nuestro amado, Liceo “Andrés Bello”.

 

A ti querido amigo Nelson Cortesía, lo que me pediste, el primer resumen…

PD. Ayer se nos reunió Irving Marzano, ¡Bienvenido al grupo!

Share Tweet Pin It +1
Previous PostUn elixir llamado... Café
Next PostEl nido y el majestuoso vuelo de los pájaros

5 Comments

  1. Paola Gutierrez
    1 year ago

    Querida Hilda que maravilla de resumen!! Excelente descripcion de nuestra epoca del liceo Andres bello y de esta nueva etapa de nuestras vidas, muchas gracias amiga por tu amistad, por tu bondad, tu amor al prójimo, siempre haz sido nuestra lider desde el centro de estudiantes en aquella epoca ahora desde Caballo Viejo, Esperando ansiosamente nuestro reencuentro físico, Te quiero mucho❤️❤️

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      1 year ago

      Amiguita linda, el privilegio es mío al tenerlos de vuelta a todos ustedes que hicieron de esa etapa de mi vida un momento inolvidable. Espero al igual que tú con ansias ese reencuentro físico, cada día está más cerca! Yo también te quiero mucho …

      Reply
  2. Yarai Alvarez
    1 year ago

    Como siempre exquisito escrito. Sigue escribiendo y deleitandonos. Gracias comita

    Reply
  3. naylee delgado
    9 months ago

    hermana del alma, compañera de camino, sin palabras segunda vez que lo leo y vuelven a salirme lagrimas de emocion eres grandiosa con las letras y muchas otras cosas

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      9 months ago

      Gracias querida Nay! Lo que has hecho con este reecuentro ha sido maravilloso y todos te agradecemos este momento de felicidad que nos has obsequiado. Te abrazo con mi corazón!

      Reply

Leave a Reply