In Cuentos, Venezuela

Una mañana de Navidad… en un pueblito de Venezuela.

navidad en venezuela

En aquel pueblito todo estaba teñido de ocre, y es que la tierra era amarilla como un sol naciente. Vivíamos en casa de mi abuelo a orillas de una carretera y la mayor diversión era ver pasar los carros. La escuela era pequeña y se encontraba en condiciones muy precarias, apenas habían dos maestros, pero ellos tenían el deseo y la vocación de enseñar. Nos gustaba mucho jugar con los animalitos en la montaña, correteábamos sin parar de un lado al otro y de arriba abajo, se escuchaba el zumbido del paso de los carros en la autopista que se unía a la carretera unos metros más arriba. Habían días de días, pero a mi abuelito nada lo desanimaba, tenía toda la vida atendiendo un ventorrillo a la orilla del camino y con su trabajo nos mantenía a mi madre, a mis dos hermanos y a mí. Soñaba con que algún día sería yo quien daría a mi abuelo todo lo que necesitaba para que no trabajara.

Sin embargo, mi abuelo parecía feliz con lo que hacía, desde niño veía a su padre hacer lo mismo para mantener a mi abuela y a sus hermanos, mi abuelita había muerto antes de yo nacer y mis tíos vivian hacía el otro lado de aquella colina, ellos también criaban chivos y cerdos para vender a la orilla del camino.

Era víspera de Navidad, esa madrugada, salí al patio de la casita donde vivíamos a buscar un poco de agua en un tanque plástico que usábamos para recoger agua de la lluvia, pues a nuestra casa no llegaba agua con regularidad, nuestros pueblos solo son importantes a la hora de contar los votos, luego los gobiernos se olvidan que existimos. Hacía mucho frío y estaba sin camisa y descalzo, adentro todos dormían, llamó mi atención una luz que bajaba por la colina y llegaba directo al corral de los chivos, era una luz muy blanca, resplandeciente, iluminaba con mucha fuerza, al seguir su rastro hacia el cielo, me encontré con una estrella, era grande, muy grande.

Recordé entonces aquella historia que mi maestra nos había contado sobre el niño Jesús, que había nacido en un Pesebre y que una estrella había guiado a unos reyes que les llevaban ofrendas. Cerré mis ojos y le pedí a Dios que nos enviara a esos Reyes Magos para que ayudaran así a mi madre y a mi abuelito.

mensajes de navidad

Tomé suficiente agua, luego entré y me acomodé justo al lado de mi abuelito para esperar que amaneciera con la ilusión de que se cumplieran mis peticiones.

En la mañana me levanté y salí corriendo al corral a buscar los regalos y nada, no había nada, solo estaban los chivos y una chiva echada que estaba ya por parir. Regresé a buscar mis cosas y me fui a la escuela, al volver no encontré a mi abuelo en el puesto de venta y salí corriendo a la casa para ver qué pasaba, no había nadie, ni mi madre, ni mi abuelo, ni mis hermanos tampoco.

Desesperado empecé a llamarlos, daba gritos llamando a uno y a otro, hasta que mi madre se acercó y me dijo: “baja la voz muchacho, ven pa’que veas esto”…

Aquella imagen era realmente hermosa, en aquel corral habían nacido dos chivitos, mi abuelo estaba sentado en un banquito de madera, ordeñando a la madre para hacernos queso y mantequilla fresca para la cena de Nochebuena. En ese momento entendí que eso había sido lo que aquella estrella me había anunciado, ahora podía entender que el amor de mi abuelo y su ejemplo era como el oro de nuestras vidas, la leche, la mantequilla y el queso representaban el incienso y la mirra y aquel humilde hogar lleno de animalitos, nuestro Pesebre.

Volví a cerrar mis ojos para agradecerle a Dios y abracé a mi abuelito con toda mi fuerza: – ¡Gracias abuelito! ¡Feliz Navidad!

Así como en este cuento, hay miles de niños venezolanos que se duermen cada noche con la esperanza de un futuro mejor para sus familias, elevemos una plegaria y pidamosle al niño Jesús divino por la paz, la bonanza y la felicidad de nuestra amada Venezuela. !Feliz Navidad 2017 para todos!

Share Tweet Pin It +1
Previous PostEn "Caballo Viejo", nos preparamos para la llegada de la Navidad
Next PostAquel niño, se parecía a Pinocho, solo que no era de madera...

7 Comments

  1. Siolly Rios
    1 year ago

    Hermoso! Así será! Yo se que llegará ese día! Nada que sucede es un error, si aprendimos algo. Que el amor, la paz, el respeto, la comprensión y la prosperidad lleguen en abundancia a cada hogar en Venezuela y el mundo ❤❤❤

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      1 year ago

      Gracias Siolucha querida, este cuento esta inspirado en esos ninitos que veia desde la ventana de nuestro carro cuando ibamos en viaje hacia el Zulia. En la via de Carora, los ninos pequenitos juguetean con los chivitos y se acercan felices cuando los carros se detienen a comprar en los puestos donde se venden las artesanias y los productos fabricados por la gente de los pueblitos. Siempre me llamo la atencion ver lo felices que eran a pesar de las condiciones tan precarias en las que viven. Esta navidad haremos una gran peticion por ellos y por todos los ninos del mundo, que no tengan que pasar frio, ni hambre ni otro tipo de necesidades.

      Reply
  2. Yarai Alvarez
    1 year ago

    Me encanto el cuento hermoso y me uno para orar y agradecer por todas las bendiciones y a pedir por una Venezuela libre, prospera pero sobre todo Feliz.

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      1 year ago

      Yarucha querida, el Nino Jesus nos hara ese milagro. Tendremos una Venezuela, unida, prospera y feliz, para nuestros ninos, para todos los Venezolanos y para el mundo!

      Reply
  3. migdalia camejo
    1 year ago

    Que bello cuento hilda , tengamos fe que el buen dios dara a cada niño necesitado del mundo una feliz naxidad y la paz pra los pueblos azotdos por las guerras , Que la estralla de la navidad brille en cada hogar venezolano y la paz reine en nuestra querida Venezuela

    Reply
    1. Hildamar Camejo
      1 year ago

      Gracias Tia querida! Si, que la hermosa estrella de Belen ilumine con fuerza nuestra Venezuela y saque lo mas bonito de cada uno y lleve lo feo y lo malo a otro lugar… Dios bendiga y proteja a nuestros ninos del mundo entero!

      Reply
  4. isuda stamatti
    2 months ago

    Mi Amore una vez mas hermoso ,me hicistes llorar. es que para mi ni siquiera parece un cuento lo narras de tal manera que parece real ,pidamosle a al Nino Jesus que nos haga el milagro de que Venezuela sea otra ,bella narracion. Te felicito. un abrazo. pronto nos vemos. 😍😍❤️❤️😘😘😇🙏

    Reply

Leave a Reply